Ver a un menor pegado a un dispositivo móvil ya no llama la atención de nadie, lo raro es no ver a nuestros “bajitos” utilizando las nuevas tecnologías.

Los niños, niñas y adolescentes, ¡NO SON NATIVOS DIGITALES!, son generaciones que han nacido a la par que las nuevas tecnologías, aunque ya no son tan nuevas. Posiblemente la interpretación errónea de “NATIVO DIGITAL” sea la causante de que muchos de nosotros, los adultos, empujemos a nuestros hij@s al abismo de los peligros que les acechan en la red.

Un porcentaje muy elevado de niños, niñas o adolescentes, a los que se les pregunte por su deseo como regalo de cumpleaños o navidad, nos responderá sin ningún lugar a dudas que un dispositivo móvil, ya sea un Smartphone, Tablet, o un reloj inteligente de última generación para llevar sus redes sociales en su muñeca.

Los ordenadores de los padres y madres ya no tienen atractivo para ellos, no les permiten la movilidad que necesitan para estar conectados permanentemente en su cibermundo, ahora sus preferencias, en cuanto a dispositivos, les dotan de movilidad total y les permite el control absoluto en cualquier momento y lugar de sus perfiles en redes sociales, juegos online, o mensajería instantánea con sus “amigos”. Si no fuera así la exclusión del grupo sería una dura realidad para ellos, estarían fuera de su “cibermundo“.

Hace unos años, los que nos atrevíamos a aconsejar sobre la seguridad de los menores en Internet, intentábamos trasladar la necesidad de que los ordenadores, utilizados por nuestros hijos, estuviesen en espacios comunes de la vivienda, y aconsejábamos sobre la necesidad de ejercer lo que se conoce como Control Parental. Hoy en día esos consejos se han quedado obsoletos precisamente por el auge de los dispositivos móviles entre las preferencias de los chavales, ahora la conexión va en su bolsillo, mochila o muñeca.

Sin embargo, en lo relativo al control parental, nada ha cambiado, debemos seguir ejerciendo este control parental, como venimos haciendo desde llegó Internet a nuestras casas, solo debemos seguir evolucionando, como lo hacen las nuevas tecnologías, y trasladar esa educación digital también hacia los dispositivos móviles que les catapultan a Internet, al igual que lo hacían los cada vez más obsoletos ordenadores.

cyber-security-1923446_960_720

Si antes los padres dejábamos a nuestros hijos solos ante el peligro en sus habitaciones, ahora, además, les dejamos solos ante los peligros que les puedan acechar en cualquier momento y lugar. Nosotros les regalamos o facilitamos la utilización de la última tecnología y nos olvidamos de todo lo demás, total… no entendemos su “cibermundo”, no entendemos cómo funcionan esos “cacharros”.

Lamentablemente en demasiadas ocasiones la contestación que reciben es… ¡Es que ahora no puedo!, ¡Yo de eso no entiendo!, ¡Déjame que estoy muy cansad@ y ahora no tengo humor para prestarte atención con tus jueguecitos!

¿Cuántas veces habréis “obligado” a vuestros hijos a que se fuesen a jugar a la habitación y de esa forma poder estar relajados en vuestro sofá disfrutando de esa película o de ese partido de futbol? Claro, es que en la habitación es donde menos molestan y donde más seguros están, no pueden correr ningún peligro, y ¡además tienen “el internet grabado” en su ordenador o Smartphone y se lo pasan genial navegando!

Al abrir la puerta de nuestras casas a las nuevas tecnologías, exponemos de forma inconsciente a los menores a innumerables peligros que acechan en internet, y no solo como blanco fácil de posibles pederastas o pedófilos convirtiéndolos en objetivos de sus prácticas relacionadas con la prostitución y corrupción de menores (pornografía infantil, grooming, etc), sino que además pueden ser víctimas de vejaciones o amenazas, contra su propia imagen y contra su integridad moral que pueden provenir de su propio entorno de amigos o compañeros de colegio, y sufriendo con ello una fuerte intimidación psicológica con graves consecuencias (ciberbullyng), o simplemente, con no más de tres clicks de ratón desde una página web cuya temática sea los dibujos animados de moda o de su cantante favorito, pueden acceder a contendidos para adultos (sexuales, violentos, etc) o relativo a temáticas Pro-Anorexia o Pro-Bulimia en las que presentan estas actividades como los estilos de vida de moda.

El Ministerio del Interior a través de la Secretaría de Estado de Seguridad, hacía públicos los resultados de una encuesta en la que se desvelaban alarmantes datos sobre el uso de Internet por menores y adolescentes. (Fuentes Europa Press y 20 Minutos – Agencia EFE)

“El 35% de los contactos que tienen los menores en Internet son con personas desconocidas y el 46% de los padres no habla con sus hijos de los peligros en la red, según una encuesta sobre hábitos de uso y seguridad en Internet de menores y jóvenes en España, encargada por el Ministerio del Interior.”

 “de manera muy generalizada, los padres permiten descargar a sus hijos contenidos audiovisuales sin comprobarlos previamente”.

 “…una quinta parte de los menores ha visitado páginas web con contenidos violentos “sin ninguna supervisión” y que el 42 por ciento de ellos reconoce haber visto “imágenes groseras, generalmente desagradables”, en un 47 por ciento de los casos mediante pop-ups y en el 33% de las ocasiones, en páginas de vídeos.

Y lo peor de todo…

“No son conscientes de los peligros”

Mientras tanto, nosotros los adultos, como es un “problema digital” y no tenemos conocimientos “informáticos” poco podemos hacer por ayudarles, o tal vez no merezca la pena perder el tiempo escuchando que alguien le ha quitado la “espada mata dragones” de su juego favorito y ahora no puede subir el nivel del juego. ¿Os imagináis lo que puede hacer un niño por recuperar su espada? Y ¿si se la proporciona un “amigo” que hizo en el juego? Y ¿si ese amigo se convierte en su mejor confidente, porque en realidad es el único que le entiende y le soluciona sus problemas? ¿Os lo imagináis?

Al igual que hacemos en la vida “no digital” en cuanto a la educación de los menores, también tenemos que proporcionarles una educación digital basada en el uso correcto de Internet y las nuevas tecnologías. Queda claro que no es una tarea fácil, ya seamos padres o educadores, pero debemos hacerles llegar la sensatez también en su paso por la red, haciéndoles conscientes de que tienen que proteger no solo su propia privacidad, sino también la de su familia y amigos, igualmente debe de inculcarse el sentido de la responsabilidad, de que sus malos actos en Internet pueden ocasionarles problemas reales y serios, pero sobre todo debemos hacerles conscientes de que, ante cualquier problema que les surja, incluso en Internet, los adultos de su círculo están perfectamente preparados y dispuestos para solventar cualquier incidencia que les surja, aunque no entiendan de informática, y todo sin importar el origen o motivo del problema, por lo que nunca se encontraran solos.

Internet es una puerta al “Cibermundo” para lo bueno y para lo malo, aunque quien os escribe siempre aboga por las infinitas bondades que Internet nos aporta a todos.

Screenshot_1

Y por ello precisamente el objetivo principal de esta entrada, en “Familia Segura”, es el alertar de los peligros que en la red nos acechan a todos para poder disfrutar de las TIC de forma segura.

Estas consecuencias negativas de Internet no son exclusivas de los menores, sin embargo ellos, en la mayoría de las ocasiones,  manejan Internet de forma inconsciente y ajena a los peligros que les pueden acechar, por lo que no muestran ninguna medida preventiva ni sensación de temor, y mientras tanto los adultos… ¿Qué podemos hacer? ¡Somos “inmigrantes digitales”! En desventaja de conocimientos “técnicos” ante los conocidos como “nativos digitales”. Motivo principal por el que, en ocasiones y de forma errónea, optamos por el camino fácil ¡PROHIBIR INTERNET!

Y es aquí cuando debemos preguntarnos ¿de qué sirve prohibir o controlar en casa el acceso a Internet a los menores si cuando estén fuera del control paterno pueden tener acceso desde cualquier otro dispositivo?

¡PROHIBIR INTERNET NO ES LA SOLUCIÓN!

¡LA SOLUCIÓN ES LA EDUCACIÓN!

Tanto padres y madres, como hij@s, debemos tomar conciencia de los peligros que existen y tomar las medidas necesarias para prevenirlos. Aprendamos y traslademos a nuestr@s hij@s las grandes bondades y posibilidades que ofrece Internet, y al igual que hacían con nosotros, inculquemos unas normas y recomendaciones para que su experiencia virtual en la red no se convierta en un peligro generando nefastos problemas en su vida real.

Con esa educación, que nosotros también deberemos adquirir, aprenderemos, sin ningún lugar a duda, y podremos transmitir a los más jóvenes de nuestro entorno que…

“En Internet nosotros somos nuestra mayor vulnerabilidad, pero también somos nuestro mejor antivirus”

 

Ángel-Pablo Avilés – “Angelucho

Editor de “El Blog de Angelucho

Autor libro “X1Red+Segura Informando y Educanco V1.0” (descarga gratuita)

Co-Autor libro “Atención mamás y papás”

Colaborador Revista “One Hacker”

Perteneciente al Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil

Twitter: @_Angelucho_

Comparte este post en redes sociales