En dos años el uso de Snapchat e Instagram se ha disparado en España, sobre todo entre adolescentes. ¿Por qué prefieren estas redes sociales a otras más conocidas, como Facebook? La razón es clara: allí no están sus padres. Snapchat e Instagram Stories son hoy en día el refugio de los más jóvenes, donde intercambian fotos y comentarios que desaparecerán a la velocidad del rayo.

Además de la libertad que da estar en una red social donde tus padres no pueden controlarte, el éxito de Snapchat tiene que ver también, como explica el conocido “youtuber” Omai, “con el miedo a perderte cosas: un vídeo de Youtube puedes verlo después, pero un “snap” desaparece enseguida”. Según el último Estudio Anual de Redes Sociales 2017, elaborado por IAB Spain, el 7% de internautas españoles usan Snapchat, un 5% más que el año anterior, con edades comprendidas entre los 16 y 30 años. Es la primera vez que Snapchat tiene suficiente popularidad en España como para que el Estudio de IAB considere incluirla en sus estadísticas: afirma conocer esta red social el 48% de la población y le dan una nota de 6,6.

Frecuencia de visita RRSS. Fuente: Estudio Anual Redes Sociales (IAB)

Frecuencia de visita RRSS. Fuente: Estudio Anual Redes Sociales (IAB)

A nivel mundial, Snapchat es también la red de preferencia de la adolescencia, según un estudio realizado en Estados Unidos, basado en encuestas a 6.500 adolescentes. De todas formas, es una red de paso, con una tasa de abandono del 8% según el estudio de IAB. Y es que, como explican fuentes de la agencia de marketing CONCEPTO 05, “las redes de público adolescente llevan muy mal el paso del tiempo, porque este público suele derivar a otras redes cuando maduran, que es lo que está pasando a Snapchat y en su momento pasó a Tuenti y un largo etcétera de medios sociales, como Habbo Hotel o Fotolog”.

Snapchat nació en 2011 como un proyecto de fin de carrera de dos estudiantes de la Universidad de Stanford, Evan Spiegel y Bobby Murphy. La base de la idea era compartir imágenes efímeras, que se autodestruirían en un corto espacio de tiempo. Así, en Snapchat puedes enviar fotos a las personas que elijas, con la caducidad que elijas. También puedes subir historias que tendrán 24 horas de vida. Aunque es posible guardar o fotografiar estos contenidos antes de su autodestrucción, no se suele hacer, pues el carácter efímero es lo que fascina a los casi 200 millones de usuarios diarios que comparten más de 9.000 fotografías por segundo en Snapchat.

El uso de filtros divertidos y el hecho de que prácticamente no haya adultos son determinantes para los adolescentes a la hora de usar esta red, así como el nivel de privacidad que ofrece, más alto que en otras: incluso los padres que tienen acceso a la cuenta de sus hijos no pueden ver ningún historial de contenido enviado o recibido en la misma aplicación.

Junto a Snapchat, Instagram es también una red de preferencia para la adolescencia. Instagram ha crecido mucho últimamente a raíz de querer parecerse a Snapchat, con la puesta en marcha de las Instagram Stories, que a día de hoy ya superan a Snapchat, con más de 200 millones de usuarios diarios. En España no hay cifras concretas sobre Instagram Stories ni sus usuarios adolescentes, pero en general Instagram es la tercera red social en frecuencia de uso según el estudio de IAB. El 45% de internautas españolas, con edades comprendidas entre los 16 y 50 años, la usan. Es la red social que más ha crecido respecto al año pasado, mientras que Snapchat (junto con Tumblr) es la que más ha bajado.

Los adolescentes perciben el contenido efímero de estas redes como más “seguro” porque queda fuera del control de papá y mamá, explican en el blog Educo.org, pero la caducidad del contenido facilita también los delitos, como el ciberacoso o el sexting, que así no dejan rastro.

De todas formas no hay que alarmarse en exceso: según Educo.org solo el 1,6% de usuarios ha usado Snapchat con fines delictivos, mientras que el 14,2% ha enviado alguna vez contenido sexual y el 59,8% usa la aplicación para mandar cosas humorísticas. En todo caso se recomienda a los padres instalarse la aplicación, para ver cómo funciona.

A la hora de concienciarse sobre los potenciales peligros de este tipo de redes sociales, los padres pueden guiarse por estos apuntes de TeenSafe:

  • Los padres deben entender que los chicos disfrutan usando Snapchat porque les da sensación de libertad y no permanencia en la red.
  • Diversos estudios muestran que la mayoría de padres subestiman los conflictos que provoca en sus hijos el uso de estas redes sociales, como la agresión sutil que puede ser ver una imagen compartida en la que no se incluye intencionadamente a una persona en la foto, o en el grupo de personas con las que se ha compartido, para herirla.
  • El sexting o acoso para conseguir imágenes sexuales de los adolescentes es un peligro muy real que entorpeció seriamente los inicios de Snapchat. Aunque han disminuido mucho, sigue habiendo pedófilos en Snapchat que buscan imágenes para uso personal o para venderlas.
  • El ciberacoso tiene también terreno abonado en este tipo de redes porque pueden mandarse mensajes muy crueles que no dejarán rastro. Los padres deben involucrarse totalmente en ayudar sus hijos.

Comparte este post en redes sociales